Sus anfitriones

familia soledad

Uno de los beneficios o ventajas de hospedarse en un hotel como el nuestro es que usted puede convivir con nosotros, los propietarios. Para nosotros tenerlo hospedado en nuestro hotel es como tenerlo en nuestra casa, porque de hecho, aquí vivimos!

Soledad es una amigable catracha nacida y criada en la ciudad de Copan Ruinas, cuna del turismo en Honduras. Ella creció atendiendo a turistas y tuvo oportunidad de trabajar en el mejor hotel de Copan Ruinas: El Hotel Marina Copan. Esta fue una escuela extraordinaria, en donde tuvo oportunidad de atender tanto a presidentes de Honduras como de otros países que llegaban a conocer las magnificas ruinas Mayas de Copan. De hecho ella trabajaba en este hotel cuando yo tuve la oportunidad de conocerla!

Yo, John, soy un mexicano (si ya se, ese no es un nombre mexicano!) que lleva mas de 30 años trabajando en turismo. Tuve la oportunidad de trabajar durante 10 años en Cancún, en donde aprendí mucho de la industria de la hospitalidad o sin chimeneas, como también se le llama. En el año de 1993 viajando por Centroamérica visite Honduras y durante una estadía en Copan Ruinas conocí a Soledad, lo demás entre nosotros es historia! En 1994 publiqué una pequeña guía turística de Copan Ruinas y alrededores, que se llamo Copan tips, la publicación fue tan exitosa, que para el 1995 ya estaba circulando la primera edición de Honduras tips, una guía turística que se ha convertido en la Biblia del turismo en Honduras. En 1999, después del huracán Mitch Soledad y yo tuvimos la oportunidad de comprar una propiedad en el Río Cangrejal, y de inmediato comenzamos a soñar con un hotelito. Abrimos nuestras puertas en el 2010.

Además de nosotros, compartimos casa con 3 hijos, Harry, Juan Diego y José Andrés, que a la fecha del 2013 tienen, 21, 15 y 14 años. Como podrán ver, el ambiente que ofrecemos es realmente muy de familia. A lo largo de nuestra operación hemos tenido varias familias que han compartido con nosotros, pero también tenemos muchas parejas, algunas jóvenes, incluso de luna de miel, otras ya mayores, que se han hospedado con nosotros y se han ido con muchos recuerdos agradables de su estadía con nosotros.